Director: Abundio Núñez Sánchez
 Oaxaca de Juárez, Oax. Domingo, 21 Dic 2014
Guillermo Castillejos Ávila / e-oaxaca.mx

OAXACA, OAX., noviembre 2.- El sistema de Usos y Costumbres, que se practica en 418 de los 570 municipios de Oaxaca para la elección de sus autoridades, “ha detenido y frenado las vocaciones sacerdotales”, acusó el arzobispo José Luis Chávez Botello.

Durante una misa con motivo del “Día de Muertos”, celebrada este 2 de noviembre, el jefe de la Iglesia católica en Oaxaca argumentó que con los Usos y Costumbres “las comunidades han quedado acostumbradas y adormecidas y no se preocupan por tener mayores y mejores servicios, salvo los que nombre el sistema consuetudinario; por eso en algunas sólo hay un catequista”.

Puntualizó: “Me tocó verlo, como que para los habitantes de estos lugares no hay necesidad y al que nombran como catequista no se prepara y lo cambian al año siguiente, y algunos sacerdotes nos acostumbramos también a eso”.

Chávez Botello reconoció que hacen falta sacerdotes y se preguntó: ¿Por qué este deterioro en Oaxaca?

Luego se respondió: “Primero, porque los sacerdotes que ha habido históricamente nos perjudicaron por muchas razones; nos hicieron atenidos; hubo un tiempo en que hubo muchos religiosos y generalmente no eran de aquí, dependían de sus institutos y en la época de la Independencia, todos los extranjeros tuvieron que retirarse y quedaron muchas diócesis desprovistas”.

Recordó que “los seminarios fueron cerrados por leyes y tuvimos más de un siglo sin estructura, y van comenzando a reaparecer los seminarios de alguna manera timorata, algunos a escondidas o con mucha desconfianza”.

Dijo que “ahora, con nuestro plan diocesano, estamos despertando, pues urge mayor participación de laicos, urge mucha promoción en vocaciones sacerdotales y lo estamos haciendo, habrá quizá menos alumnos en el seminario menor, pero sí estamos notando mejor selección y perseverancia”.

Reprochó que “a la preparatoria iban estudiantes sólo por hacer la preparatoria, no por querer ser sacerdotes, y a veces decían simplemente que sí porque era mucho mejor y más barato este tipo de educación, pero ahora pensamos que ya estamos tomando más esto, pero hay que ir con calma; algunas deficiencias no son culpa de fulano y de zutano, son históricas; no podemos acusar a nuestros abuelitos porque no tenían celular”, ironizó.