Connect with us

Rafael Torres, el tipo gris que hicieron rector

Ligado desde sus años de bachiller a grupos porriles que tenían el control de la Preparatoria 1 de la UABJO, Rafael Torres Valdés sobresalió sólo por la corpulencia que le valió el mote de “Pingüino”, pero nunca por la materia gris de su cerebro.

Sus compañeros recuerdan al “alumno equis” con orígenes en Ejutla, y al tipo gris, manejable, que contrastaba con la enorme figura avecindada en la séptima calle de 20 de Noviembre de la Ciudad de Oaxaca.

Para sentirse “alguien” tuvo que dejarse manejar por los más vivos, porque su “grandeza” fue opacada por la inteligencia de sus hermanos gemelos que conquistaron una beca para estudiar Arquitectura en Francia.

Primero de cinco hermanos, Rafael Torres Valdés ni siquiera hizo prosperar el modesto negocio familiar de confección de playeras con máquinas eléctricas.

Luego intentó con un expendio propio de aceite de higuerilla, pero también fracasó.

Crecido en el seno de una familia de clase media baja, la historia del actual rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca comenzó hace no más de cinco años, cuando se hizo catedrático y luego director de la Facultad de Arquitectura 5 de Mayo.

Fue ahí donde Rafael combinó sus dotes de “bonachón” y de “profesor barco” para seguir en manos de los grupos porriles y de poder real en la UABJO que decidieron hacerlo rector de la máxima casa de estudios de la entidad.

Sin voluntad propia, Torres Valdés se puso a disposición del grupo que encabeza el ex rector Abraham Martínez Alavés, el hijo de éste, Eduardo Martínez Helmes –quien funge como su secretario particular–, el abogado Avelino Vásquez Luis, Rolando Ortiz Ramos y Blanca Oropeza, entre otros y otras.

A este grupo que tiene el poder en la UABJO se unió el insufrible Arturo Mejía García, el médico que fue dueño del desaparecido periódico “Cantera”, tan combativo en el inicio de la administración del ex gobernador José Murat Casab, pero que hoy se desempeña como director del Centro Cultural Universitario, aunque en realidad quiere que su “amigo” Rafael le dé la Secretaría Académica de la UABJO.

Mejía García es el que manda en la Dirección de Comunicación Social de la Universidad, porque el titular formal, Carlos Pasarán Jarquín, no sabe más que cumplir órdenes sin chistar.

Así, la información que sale de la oficina de prensa de la UABJO es sólo para los “amigos” de Arturo Mejía y del grupo que comanda Martínez Alavés. Los demás funcionarios y áreas de docencia e investigación no existen.

Un caso que evidencia la falta de atención por parte del rector Torres Valdés es el que ocurre actualmente en la Preparatoria 7, donde el cacicazgo de Martínez Alavés logró imponer como director a Rolando Ortiz Ramos, pese a las protestas que encabezan seguidores de Paul Lara Navarrete por presunto fraude en la elección.

Hoy una parte de los alumnos de la Preparatoria 7 recibe clases en las instalaciones del Centro Cultural Universitario, el que dirige Arturo Mejía, y en otros espacios de Ciudad Universitaria.

Mientras tanto, el inmueble preparatoriano ubicado en la calle 20 de noviembre de esta ciudad sigue en manos de Lara Navarrete.

Dicen sus cercanos que a Rafael Torres no le interesa la UABJO, sino vivir su nuevo estatus social. Sale de vacaciones a Rusia con su familia, y en las noches oaxaqueñas pasea con su novia por los puestos de tacos de los suburbios citadinos, porque desde que lo hicieron Rector adquirió dotes de conquistador.

Mientras tanto, los asuntos importantes los atiende su secretario particular, Martínez Helmes, el hijo del poder tras el trono: Abraham Martínez.

Por eso es que recurrieron a sus porros y mandaron balear la Preparatoria 7 para “amedrentar” a Lara Navarrete, quien asegura que hubo fraude, pero que él ganó la elección de director.

Esta es la primera parte de lo que representa Rafael Torres Valdés, el rector de la máxima casa de estudios de los oaxaqueños.

Pobre Universidad. Tan lejos de un mayor presupuesto oficial y tan cerca de Torres Valdés y sus amigos cogobernantes.

***

Humanamente, al límite de su capacidad intelectual y física, qué espera Evencio Nicolás Martínez Ramírez para renunciar al cargo de Procurador General de Justicia del Estado.

Qué espera. Aunque sea por dignidad.

No puede, pero ahí sigue, pegado a la ubre gubernamental.

Lástima por el abogado que prometía tanto.

***

La Asociación de Estudiantes de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad José Vasconcelos invita a presenciar el debate “Perspectivas de cambio en Oaxaca”, a celebrarse este viernes 29 de mayo a partir de las 10:00 horas en sus instalaciones de la calle Manuel Sabino Crespo numero 601, ciudad.

Los invitados especiales son los dirigentes de los partidos políticos con más presencia en la entidad.

Según información de los organizadores, ya han confirmado su asistencia los presidentes del PRD, Amador Jara Cruz; del PAN, Carlos Alberto Moreno Alcántara, y de Convergencia, Mario Arturo Mendoza Flores.

Sólo falta el del PRI, Jorge Franco Vargas. Confían en que el ex secretario general de Gobierno asista. El intercambio de puntos de vista promete ser importante para la salud pública del estado.

abunez@live.com.mx

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Abundio Núñez Sánchez