Connect with us

El principio del final

MUJERES Y POLÍTICA

La cuenta regresiva va en camino. A Gabino Cué le restan once meses para culminar su gestión de gobierno, donde los resultados no fueron los esperados y de ello dio visos muy pronto.

Cué-y-medios

La gente más afectada fueron sus aliados y aliadas de corazón, hoy viven la desilusión. Los aliados de interés hicieron mutis y otros y otras algo de teatro para exigir a Cué que cumpliera sus promesas, luego todo volvió a la calma.

El Magisterio oaxaqueño aprendió con Cué que la confianza acaba con la “educación”, que la letra con sangre entra y que la justicia social tiene matices.

Había quienes nos acusaron de “acelerar las contradicciones”, que debíamos tener paciencia, pero no había equivocación alguna. Las frías cifras demostraban que algo no estaba funcionando (y no funcionó) en la maquinaria gubernamental y hoy, de acuerdo con la voz del pueblo, lo que sobran son razones, atrás quedaron las especulaciones:

Enriquecimiento de la camarilla (el caso más cuestionado el ex Secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, y amigos cercanos, y los inexplicables lujos del Secretario de Turismo y Desarrollo Económico, José Zorrilla de San Martín Diego; la injerencia real y torpe del Secretario de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes, en las libertades que construyen igualdad, además de un inocuo andar entre los pueblos indígenas y afromexicanos.

Camarillas de amigos que como en el caso del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz se llenaron las bolsas de dinero público, se lo robaron pues; no se cumplieron las metas (los sueños) y obras públicas se quedaron en obras negras.

Tanto que hay un sector de la ciudadanía que está proponiendo que la supercarretera a la Costa, el hospital de la mujer y la construcción de los polideportivos sean inscritos en los records de Guinness por su interminable construcción, barriles sin fondo.

Con Cué los empresarios, bueno algunos, aprendieron que al meterse a la política ganan tres cosas, las dos primeras –mucho dinero y buenos negocios– hacen que se les olvide la última, el desprestigio que obtienen.

Los temas para abundar son muchos. Por principio diremos que la mitad de la población está al margen del bienestar y el que tanto pregona Gabino Cué a lo largo de su gestión.

El saldo no sólo es desfavorable o negativo, como señalé la semana pasada, es ni duda tengo de ello, un saldo rojo: Al cierre del año, sumaron 461 mujeres asesinadas en lo que va de su gobierno, son nulos los resultados para las familias de las víctimas en materia de justicia.

A lo largo de estos años hemos dado seguimiento a algunos de estos lamentables casos, cuyos resultados son tan pobres que deberían dar vergüenza a los “administradores” de la justicia, cuyo costo en Oaxaca es alto para las víctimas.

Un caso concreto fue la denuncia de incesto por parte de una joven. Mientras pasaban los meses y la Fiscalía “investigaba”, la víctima fue recluida en el CAVVI, donde sufrió lo que pasan todas las mujeres en el albergue municipal acoso y violencia por parte de las titulares (consecuencia también de acuerdos políticos mal tomados, en este caso por el gobierno de la ciudad).

Al final, el padre de la víctima de nombre Salomón V., fue detenido, pero en igual tiempo fue puesto en libertad porque la víctima no se presentó a declarar… Ella afirma que nunca tuvo conocimiento de los citatorios. No sabe a qué lugar los mandaron.

Y tiene razón. Después de pasar tres meses encerrada debe buscar en dónde vivir y trabajar, porque la vida sigue y su vida debe seguir lejos de su familia que la hostiga por denunciar al “jefe de la familia”.

¿O debía quedarse ahí por el fin de los tiempos para que la encontraran los burócratas de la justicia o su familia para tomar venganza? ¿Qué explicaciones nos pueden dar en el Tribunal Superior de Justicia? ¿Perdón alguien despacha en tan insigne lugar? ¿Quién es el señor Alfredo Lagunas Rivera? ¿En qué isla pasa sus vacaciones para no enterarse de la corrupción o quizá por ser parte de ella?

Los días avanzan y el resultado es rojo, rojo sangre, en contraste nunca hubo un programa integral contra la violencia machista hacia las mujeres, es más, no existe un programa como tal, a pesar de los resultados estadísticos que ofrecía tanto el conteo ciudadano como las estadísticas de la ahora Fiscalía de Justicia del Estado de Oaxaca y que hasta hace muy poco se podían consultar porque ya los quitaron del sitio web del Gobierno del Estado.

Saldo negativo –que no blanco– como afirma el propio Gobierno del Estado de Oaxaca en sus boletines de prensa del pasado 1 de enero, cuando se refiere al resultado de la renovación de ayuntamientos en la entidad.

Y es que aunque no hubo actos de violencia, lo que hay en los gobiernos de 61 municipios que se renovaron este 1 de enero, es la ausencia total de mujeres en la primera concejalía, ninguna presidencia municipal.

Pero eso no importa, la costumbre y la ley machista señala que las mujeres no deben gobernar, por eso “el saldo blanco”, les pasa de noche la idea de que algo está mal.

En otros tres ayuntamientos las elecciones no fueron validadas y sólo salvo en el caso de Santo Domingo Xagacía, se cancelaron porque ahí no se permitió a las mujeres tomar parte en la asamblea comunitaria, como explica el Director de Sistemas Normativos Internos, Daniel Pérez Montes. En otros se presentó un escrito donde las mujeres dijeron que no quieren participar ¿Sí?

De los 61 municipios no hay, repito, una sola presidenta y en 23 ayuntamientos habrá un total de 31 regidoras: 10 de ellas son regidoras de salud, siete de equidad y género, una de panteones, tres de educación, una de enlace, una de ecología, una de desarrollo rural, dos de obras, una de hacienda, una de acción social, una regidora segunda y dos regidoras terceras.

¿Eso a qué les suena? ¿Ese es un avance? Este, reitero, es el resultado de la falta de interés de quienes hacen las leyes, de quienes están al frente de las instituciones y de buena parte de la sociedad que sigue pensando y creyendo que eso de gobernar es cosa de hombres y que la igualdad es solo un asunto trasnochado de feministas, a las que además llaman “radicales”.

Ahora solo nos queda pedir a los Reyes Magos que nos cumplan el sueño de tener una gobernadora o un gobernador que quiera gobernar, que se quite la fiaca cerebral.

Un gobernador o gobernadora de corazón, que gobierne para mujeres y para los hombres, que genere igualdad y castigue lo contrario, que quiera hacer su trabajo y que reconozca que gobernar es cosa de sabias y de sabios, que la política no es la iniciativa privada, ni es un negocio entre particulares, que tenga voluntad para no tolerar el amiguismo, la pleitesía y las amistades que matan.

Una gobernadora o gobernador dispuesto a servir y no servirse con el dinero del pueblo. Ojalá los Reyes Magos nos cumplan, porque la verdad este pueblo se porta bien.

Lo otro es que a veces se equivoca al elegir, como resultado también de un sistema partidista desacreditado.

@jarquinedgar

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión