Connect with us

La UABJO y sus retos

Lunes del cerro, Guelaguetza 2017

En un contexto de predominio de políticas mercantiles, es importante desmitificar las idea de que las universidades públicas no funcionan, que son de mala calidad, que allí se atrincheran prácticas obsoletas, y que la mejor educación la ofrecen las instituciones privadas. Nada más falso que la generalización.

uabjoLas universidades públicas en el país son las mayores generadoras de conocimiento científico y de investigación académica, siguiendo el criterio SNI, que no es el único por supuesto, sólo el ocho por ciento de los investigadores del sistema pertenecen a instituciones privadas, puesto que el 92 por ciento labora en universidades públicas.

Además, son las universidades públicas las que registran más del 70 por ciento de la producción registrada en plataformas internacionales, que puede constatarse en las bases de datos de ISI Web of Knowledge o Thomson Reuters, lo que lleva a cuestionar la justificación de las políticas de inversión que otorgan más capital al sector privado.

Un principio esencial de la educación superior pública debería ser la justicia social de carácter distributivo y con políticas de afirmación para incidir de manera incluyente en los sectores más desfavorecidos en términos económicos. Ello implica un presupuesto más equilibrado y un ejercicio más racional para la ampliación de la cobertura y mejoramiento de la calidad de sus programas de formación de estudiantes en los distintos niveles, desde las preparatorias hasta los posgrados.

La insuficiencia presupuestal ha sido reconocida en diversas recomendaciones hacia las políticas públicas realizadas por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Es preciso revertir los desequilibrios que se reflejan en asignaciones altas por estudiante en las universidades del centro y norte del país y las más bajas a las universidades del sureste, entre las que se encuentra Oaxaca que dispone alrededor del 25 por ciento de lo que reciben otras instituciones.

Respecto a los profesores, en aproximación, en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), un profesor de tiempo completo con grado de doctor o perfil deseable, según la terminología de la SEP, e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, que implica que se encuentra sujeto a evaluaciones periódicas con arbitraje nacional e internacional, percibe menos de la mitad de lo que obtienen sus similares con igual calificación en otras universidades públicas del país.

El mejoramiento del presupuesto es una de las condiciones importantes para una universidad como la nuestra, que atiende la mayor demanda de educación superior en el estado, principalmente de los estudiantes de menores recursos económicos y que merecen opciones dignas y educación de calidad, que deben atenderse con diversas medidas compensatorias, así como con el mejoramiento de las condiciones laborales de todos los universitarios.

Es urgente incidir de manera favorable en las razones sustantivas de la universidad asociadas al desarrollo académico y la actualización permanente en correspondencia a la tendencia global de investigación y generación del conocimiento, de programas de vanguardia, con  responsabilidad social y una amplia vinculación nacional e internacional.

Los universitarios oaxaqueños requerimos ampliar horizontes y continuar con muchos de los esfuerzos emprendidos, aprender de las experiencias y potenciar lo que falta por hacer a partir de nuevas sinergias y proyecciones. Es impostergable sacudir los polvos de inercias y prácticas anticuadas.

De universitarios proactivos que en momentos actuales insisten en que no todo puede escribirse en blanco o negro, de que es posible construir una universidad distinta, más moderna; otras universidades han demostrado que en periodos críticos es posible salir adelante, como la propia UNAM, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla o la Universidad de Guadalajara, que actualmente están posicionadas en los mejores lugares de las mediciones nacionales.

El empuje, seguramente tiene punto de partida en el reconocimiento de que la historia de la UABJO ha corrido al ritmo de la historia de Oaxaca. En sus aulas se han formado muchos profesionistas que se desenvuelven en los diversos sectores productivos de Oaxaca y del país, otros más han seguido el camino de la academia, han obtenido posgrados en universidades del país y del extranjero, y trabajan en la proyección de la universidad hacia el exterior.

El trabajo de lo que se avecina para la UABJO no depende de una sola persona, sino que es una responsabilidad colectiva, de todos quienes integramos la comunidad universitaria, para levantar anclas y poner a la UABJO en movimiento, a la altura de las mejores universidades del país y participativa en los cambios globales. La sociedad de Oaxaca lo exige.

Investigador del IISUABJO. Doctor en Ciencias Sociales. Integrante del Sistema Nacional de Investigadores Conacyt

Facebook: Eduardo Bautista

Twitter: Bautistaeduardo

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Eduardo Bautista