Connect with us

Activista yaqui secuestrada acusa complicidad de la policía de Sonora

+ La abogada de la tribu Yaqui, Anabela Carlón narró cómo sucedió el plagio de ella y esposo hace unos días

SONORA, diciembre 21 (La Silla Rota).- La abogada de la tribu Yaqui, Anabela Carlón Flores, denunció complicidad de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP), en el secuestro de ella y su esposo, hace dos días.

activista

En entrevista con La Silla Rota, Carlón Flores, una de las principales opositoras a la construcción del gasoducto en tierras Yaquis, narró cómo sucedió el plagio.

Anabela y su esposo, Isabel Lugo Molina, viajaban Bácum a Lomas de Bácum, cuando se percataron que una camioneta de color blanco los seguía.

Por esta razón, decidieron parar en una gasolinera hasta que los perdieron de vista. En ese lugar se encontraba también estacionada una unidad de la PESP.

“Estábamos cerca de una patrulla, nos quedamos porque nos percatamos que nos estaban siguiendo. Estaba la patrulla en la gasolinera y para sentirnos seguros”, dijo la abogada yaqui.

Cuando vieron que no había rastros del automóvil que los seguía, decidieron continuar con su camino. Ya en marcha, algunos metros más adelante, los vuelve a encontrar la camioneta blanca y los intenta sacar del camino.

Anabela e Isabel, fueron interceptados por otros dos vehículos que les impiden el paso, de donde descendieron cinco hombres encapuchados, quienes los obligaron a salir de su auto y subirse a la camioneta blanca, con amenazas e insultos.

Una vez al interior del automóvil de sus secuestradores, escuchó a uno de los hombres que venía una unidad de la policía tras ellos, por lo que la abogada y su pareja, se sintieron tranquilos.

Sin embargo, el sujeto llama por teléfono y le dice a otra persona: ¡Les dije que no se metieran! Y la patrulla los dejó de seguir.

“Cuando íbamos a bordo, dijo uno de los que iban a bordo: nos sigue la policía. Y yo me sentí más tranquila, porque pensé que nos iban a ayudar. Pero no pasó así. El hombre llamó por teléfono y dijo: les dije que no se metieran y ya después ya no nos seguían”, lamentó.

Alrededor de 20 minutos avanzar en el camino, los vehículos se detuvieron y bajaron a Anabela Carlón. La arrodillaron con el rostro cubierto, como si fuera una ejecución. Pero, los autos prendieron marcha.

La activista fue abandonada en un canal de riego, a las afueras de Ciudad Obregón, hasta donde caminó para pedir ayuda. Su esposo sigue desaparecido.

“Les dijimos que se dejaran de chingaderas”

La abogada Anabela Carlón, es quien lleva el proceso de amparo para evitar la construcción del gasoducto “Aguaprieta”.

Los integrantes del pueblo yaqui en Lomas de Bácum, lograron una suspensión provisional, con la que se le impide a la empresa continuar con los trabajos en tierras sagradas.

Por esta razón, responsabiliza de los hechos a la empresa propietaria, así como a las autoridades municipales de Cajeme, a las estatales y federales.

Agregó que principalmente, es la empresa quien orquestó el plagio, ya que uno de los sujetos, les dijo en algún punto del camino: “Les dijimos que se dejaran de chingaderas”.

Sobre la privación ilegal de su libertad y el secuestro de su esposo, ya interpuso las denuncias correspondientes ante el ministerio público y la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Cabe recordar que el pasado  21 de octubre se presentó un enfrentamiento entre los miembros de los diferentes pueblos yaquis, por diferencias en la construcción del gasoducto, donde murió una persona.

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Especiales