Connect with us

Juan Terán Regalado, el hombre que todos conocen, pero nadie ha visto

+ El hombre más buscado del Istmo de Tehuantepec, enemigo y/o presunto competidor de los hermanos Gurrión, sólo cuenta con una orden de aprehensión por el delito de robo

OAXACA, OAX., abril 20.- Con la detención de Juan Terán Regalado, considerado como jefe de una peligrosa célula delictiva que opera en Juchitán de Zaragoza, presunto enemigo y/o competidor de los hermanos Gurrión, se confirma la protección de la que habría gozado por parte de algunos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, durante el sexenio del gobernador aliancistaGabino Cué Monteagudo.

Juan-Terán-detenidoTras confirmarse la aprehensión de Juan Terán Regalado en la ciudad de Puebla, por el delito de portación de un arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, la Fiscalía General del Estado solicitó su traslado a Oaxaca, donde enfrentará diversos procesos penales por delitos menores que existen en su contra.

Paradójicamente, Juan Terán Regalado, quien habría ordenado la ejecución de al menos unas 25 personas de una célula delictiva contraria, con quien se disputaba la plaza de Juchitán de Zaragoza, sólo cuenta con una orden de aprehensión por el delito de robo, pendiente de ejecutar y ninguna investigación abierta en los hechos sangrientos en los que presuntamente ha participado.

A pesar de que junto con su primo José Luis Terán de la Rosa (a) “El Chegüí”, han protagonizado un baño de sangre en Juchitán de Zaragoza, por la disputa del control de la plaza, Juan Terán ha demostrado contar con la protección de la Fiscalía General del Estado y posiblemente de otras corporaciones policiacas estatales y municipales.

Y es que el llamado Jefe del Cartel de Juchitán, públicamente portaba armas de fuego y siempre protegido por un aparatoso equipo de seguridad, con armas exclusivas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, sin embargo nunca fue molestado por la Agencia Estatal de Investigaciones o por la Policía Estatal y mucho menos por la Policía Municipal de Juchitán.

De acuerdo a información de algunos policías que se negaron a participar en la protección al peligroso capo juchiteco, muchos agentes, policías estatales y municipales, agentes del Ministerio Público y hasta trabajadores de medios de comunicación, se encontrarían en la nómina de Juan Terán.

Para Pamela Terán Pineda, hija de Terán Regalado y actual Regidora Municipal Independiente en el cabildo Juchiteco, todo lo  que se dice y se habla de su padre son sólo leyendas y por ello hay confianza de que éste podría recobrar su libertad de un momento a otro, por falta de denuncias y pruebas.

La regidora, sostuvo que a raíz de la detención de su padre están surgiendo infinidad de chismes, en los que se involucra algunos políticos oaxaqueños.

Precisó que dejará toda la defensa legal de su padre en manos de los abogados y serán ellos quienes buscarán lo más rápido la libertad de Juan Terán.

Los primos Juan Terán Regalado y José Luis Terán de la Rosa, se disputan millonarias ganancias por el cobro de derecho de piso, asaltos, pagos por protección a negocios, empresas, mototaxistas piratas, comercios y principalmente a los “giros negros”, la distribución de drogas, (narcomenudeo), invasiones y despojo de predios, “trabajos especiales” a partidos políticos e inclusive a autoridades municipales.

Considerado uno de los hombres más conocidos en Juchitán de Zaragoza, pero supuestamente el más buscado por cientos de policías federales, estatales y municipales, Juan Terán, jamás fue localizado o nunca quisieron localizarlo a pesar de que convertido en empresario constructor, todos los días supervisaba sus obras acompañado de su inseparable y aparatoso equipo de seguridad.

Juan Terán Regalado y su primo “El Chegüi”,  convirtieron al Istmo de Tehuantepec en el escenario más sangriento del estado, sólo después de la cuenca del Papaloapan, ambos, iniciaron juntos su actividad delictiva en la misma organización, aunque por diferencias decidieron separarse, lo que inició una encarnizada lucha por el control de la plaza, considerada una de las más redituables en la región del Istmo.

Policias-JuchitanEl hombre más conocido y buscado en Juchitán de Zaragoza, pero al que nadie “ha visto” en los últimos meses, oficialmente se sabe que vive en la colonia Álvaro Obregón, también incursionó en la política y apoyó abierta y públicamente  la campaña por la  candidatura independiente de su hija Pamela Terán Pineda, a la presidencia municipal de esa ciudad istmeña.

Aunque la carrera delictiva de Juan Terán llegó muy lejos y a pesar de ser un prófugo de la justicia, creó su propia empresa constructora, como una forma de “lavado de dinero” y a base de presiones, amenazas y chantajes, obligaba a autoridades municipales de la región a asignarle de manera directa las obras.

En los procesos penales en los que figura el jefe del cartel de Juchitán, sólo destaca el de un doble homicidio registrado en un bar en céntricas calles de Juchitán de Zaragoza, así como el de otra ejecución múltiple en un predio invadido y propiedad de Telmex, en donde cinco personas, tres hombres y dos mujeres fueron acribillaos a balazos.

En la cadena de ejecuciones registradas en Juchitán de Zaragoza han sido protagonistas el propio Juan Terán y su primo “El Chegüi”, por la disputa del control de la plaza.

Con la detención del supuesto Jefe del Cártel juchiteco se prevé una desbandada masiva de los sicarios que estuvieron al servicio de Juan Terán, ante el temor de ser capturados y otros por el temor de ser ejecutados por la célula delictiva que continúa operando en la región.

Mientras tanto, la gente del Istmo de Tehuantepec opina que los más contentos por esta captura, autorizada por el gobierno federal, son los hermanos Gurrión Matías, especialmente el actual diputado Samuel, pues ya no tendrán quien les haga sombra. Al tiempo.

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Agencia JM / e-oaxaca.mx