Connect with us

A propósito de la muerte de Marcelino Perelló

Guelaguetza 2019

Comparto mi post publicado en abril de este año sobre el caso Perelló y el uso de los micrófonos en los medios públicos y privados.

Una semana antes que estallara el caso Perelló escribí una especie de decálogo en la cabina de Radio Universidad.

Estos diez mandamientos iniciaban: “Estás a punto de hacer uso de los micrófonos de un medio público universitario…”.

En síntesis el mensaje consistía en un llamado a las y los locutores de la XHUBJ para conducirse con respeto frente al público, reconocer los derechos de las audiencias, no ventilar conflictos internos y ofrecer alternativas de comunicación.

Tres semanas antes de que estallara el caso Perelló me pidieron derecho de réplica por una serie de opiniones difundidas en un programa de la Asamblea Estudiantil que se trasmite todos los días a las 22 horas. Se concedió el derecho de réplica, se escucharon las dos posturas con respeto.

Seis meses antes de que estallara el caso Perelló, antes de estar al frente de Radio Universidad, sugerí a una empresaria de medios de comunicación una “defensoría de audiencias” para el caso de un reconocido locutor que se expresaba con leperadas y denuestos en el medio, incluso contra sus propios compañeros/as de gremio.

La respuesta de la señora fue: fácil, no nos escuche, hay muchas otras estaciones.

Bueno, no insistí. Lamentablemente el Caso Perelló no es el único caso de expresiones misóginas, discriminatorias, sexistas, y etcétera. Tampoco, me temo, será el último.

Perelló alcanzó notoriedad por el medio, Radio UNAM, y por la fama pública de un ex dirigente de un movimiento que, insisto, pésele a quien le pese, cambió al país.

El problema es más de fondo, más estructural. Tiene que ver con la cultura, pero también con la legislación en el país. Los tiempos no auguran nada bueno. Recientemente, diputados del PAN y del Partido Verde iniciaron una ofensiva para suprimir facultades al IFT.

Quienes estamos al frente de medios públicos o privados tenemos una gran responsabilidad y no podemos hacernos a un lado, menos, mucho menos, sugerir a la audiencia que sintonice otra estación.

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Miguel Ángel Vásquez