Connect with us

Presidentes municipales, impunidad garantizada

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

Es necesario y urgente que las instituciones encargadas de la fiscalización de los municipios hagan su trabajo, no se puede seguir con esa impunidad, ni con esa complicidad plena de que gozan por parte de los otros poderes. Hay algunos que hacen lo que se les antoja por insólito que parezca, ni siquiera cumplen con la mínima exigencia legal de informar del estado de su administración municipal.

Esa impunidad que desde años anteriores les dio la anterior Auditoría Superior del Estado (ASE), a cambio de recibir dádivas de algunos ediles, como ya hemos documentado, está llevando a algunos a realizar actos absurdos, al calor de sus caprichos y humores.

En Matías Romero, Juárez por un arbolito

Con la seguridad de que nadie los llama a cuentas hacen y deshacen, como el actual presidente municipal de Matías Romero quien en diciembre pasado mandó a arrancar la estatua de Benito Juárez, del centro de esa ferrocarrilera ciudad para poner en su lugar un árbol de navidad.

No obstante, este agravio a la memoria del patricio oaxaqueño, el edil no recibió ni siquiera una condena por parte del Congreso del estado de Oaxaca. Pero eso apenas es un punto que ilustra la serie de desatinos de Marco Antonio Cabello Mares realiza en esa municipalidad.

Más de 110 millones de pesos de fondos federales que recibe este municipio no se ven por ningún lado, no hay obra que la justifique, por ello Cabello quiso justificar algo, atrevido, con una obra que realiza ahí la Comisión Nacional del Agua. Se trata de una obra de un monto de 26 millones de pesos para la introducción del agua potable desde el Rio Ponedero, así como un tanque de almacenamiento de más de un millón de litros para surtir a la población. La población sabe quién hace la obra, pero al presidente no le importa.

Este edil no soporta la crítica, desde el inicio de sus dos años de gobierno (por suerte no son tres ahora) mandó a golpear y encarcelar al periodista radiofónico Romualdo Santiago, sólo porque éste abría los micrófonos de su estación de radio local a las inconformidades de la ciudadanía.

En Guichicovi, poder pentecostés

En su vecino San Juan Guichicovi, del mixe bajo, se hizo del poder municipal el aspirante a pastor pentecostés, Cástulo Escobedo Lucas, “Pato Lucas”, le dicen por sus chuscadas. Un fin de semana y otro también ofrece a su santa iglesia la explanada municipal para realizar ruidosas oraciones y misas con el apoyo del erario municipal. Gasta en su proselitismo pentecostés, que se ha vuelto religión de estado ahí, pero negó el apoyo a las tradicionales fiestas de San Juan (Tegaan) del pueblo.

Esta participación religiosa en la administración municipal de Lucas está causando división y problemas en la comunidad. En su informe anunció que realizó 90 obras, cuando algunas apenas se iniciaron, no llevan ni el 20 por ciento, otras son pequeñas reparaciones y otras francamente no se encuentran. En tanto, deja sin atención al dañado viejo palacio municipal que por los sismos y réplicas es un peligro permanente. ¿Rezos y alabanzas lo sostienen?

De Costa y Valles Centrales

Otro caso, lo tenemos en la Costa, donde el presidente municipal de San Pedro Mixtepec, Fredy Gil Pineda Gopar, convocó a sus gobernados para enfrentar a balazos a pobladores del municipio de Santa María Colotepec. Fue el 10 de febrero de 2017 cuando Pineda Gopar encabezó la agresión a gente de Santa María Colotepec.

En esa insólita batalla murió un ciudadano de Mixtepec, Hilario Cruz Matus, al responder Colotepec al ataque a su oficina de representación Municipal de Colotepec en Puerto Escondido. Hubo además seis heridos. El conflicto por la posesión de la gallina de los huevos de oro que es Puerto Escondido sigue sin solución.  ¿Una autoridad municipal incitando a esas guerras?

La lista de abusos municipales es larga. El trienio pasado en Oaxaca de Juárez, Javier Villacaña, aumentó en 500 por ciento el comercio ambulante; gastó 70 millones en los mercados 20 de Noviembre y Benito Juárez, con obras mínimas, los locatarios dicen: “no llegó ni a ´manita de gato´”.  Sobre todo, el quebranto a Pensiones municipal con un faltante de 20 millones de pesos, acusación del Sindicato 12 de Septiembre del municipio.

Un edil que descolló de manera evidente en materia de enriquecimiento inexplicable fue Héctor Santiago Aragón, “El Lobo” de Xoxocotlán, quien construyó un amplio centro de diversión, “Ruta 66”, la Ruta de la corrupción, entre otras construcciones ostentosas y de gran valor.

Es preciso poner un alto a tantas arbitrariedades, no es posible que a pesar de tantas denuncias con un sinfín de testimonios, nada pase. Lo que está claro es la impunidad garantizada de los ediles. ¿Hasta dónde los dejarán llegar?

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc

 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

e-oaxaca en twitter

#Entérate Dos muertos, 42 heridos y cuantiosos daños, saldo de volcadura en la ‘súper’ https://t.co/JPBfcyUVKp https://t.co/KKp4PUNz09
h J R
e_oaxaca
#QueNoSeTePase Invita Orquesta Sinfónica a 2 conciertos en el Teatro ‘Macedonio Alcalá’ https://t.co/MEO6OiqRar https://t.co/6PhxgTyCYI
h J R
e_oaxaca

Más en Cuauhtémoc Blas