Connect with us

Decreta Arzobispo año jubilar para celebrar 300 años de la Virgen de Juquila

+ Llama monseñor Pedro Vásquez Villalobos a que crezca el amor y la auténtica piedad y devoción

SANTA CATARINA JUQUILA, Oaxaca, octubre 8.– Un año jubilar para la celebración de 300 años de presencia de la imagen  de la Santísima Virgen María, en su advocación de la Inmaculada de Juquila, decretó el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos.

El Arzobispo junto con el Obispo auxiliar, Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, arribaron a Santa Catarina Juquila, para estar presentes y presidir eventos religiosos en la conmemoración del cuarto aniversario de la coronación de la Virgen que es venerada en el Santuario de la comunidad.

Desde ese lugar, este 8 de Octubre, por gracia de Dios y la sede apostólica, el Arzobispo decretó un año jubilar de preparación para celebrar los 300 años de presencia de la bendita imagen de la Santísima Virgen en Santa Catarina Juquila.

Llamó a todo el pueblo de Dios que peregrina en Oaxaca, para celebrar y recordar la presencia maternal de la Santísima Virgen María, queriendo ayudar a profundizar y fortalecer la fe del pueblo de Dios, para animarlo a vivir según la fe que profesa.

Además que crezca en el amor y auténtica piedad y devoción a la Santísima Virgen María; que este tiempo sea de gracia y bendición para todos, de manera especial para los devotos de nuestra Señora Inmaculada de Juquila, finalizó Don Pedro Vásquez Villalobos, octavo Arzobispo de Antequera Oaxaca.

SIN JUSTICIA, NO ACABARÁ LA VIOLENCIA EN MÉXICO: ARZOBISPO

México no saldrá de la violencia mientras no se ejerza la justicia, al crimen organizado no se le combatirá de forma eficaz, usando la fuerza pública, nuestra gente tiene hambre y sed de justicia, afirmó el Arzobispo de Antequera Oaxaca, en el Foro Escucha Oaxaca por Reconciliación y Pacificación Nacional.

Afirmó que la impunidad supera el 95 por ciento de los casos que son consignados a la autoridad judicial, autoridad que no ha sabido ejercer la justicia, ha sido negligente o se ha dejado corromper.

Sostuvo en su intervención que la mayor pobreza del país no es la económica, es la moral, hemos sido indolentes ante tanto sufrimiento y muerte, no nos impresiona la muerte de hermanos, no nos inmuta la diabólica violencia con la que son asesinados.

La muerte solo nos duele cuando se trata de seres queridos, olvidamos que somos humanos, subrayó el Arzobispo, quien señaló que el reto del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, será erradicar la corrupción del poder judicial y capacitar al personal para hacer expedita la justicia, para que nadie quede impune.

Señaló borrar la imagen de la ley que lejos de sancionar al delincuente lo protege y con   los pobres que cometen delitos menores, se ensaña; mas adelante subrayó que cuando se niega la justicia, se llega a la  venganza, a la ley del talión “de ojo por ojo y diente por diente”.

Agregó que la pérdida de una vida humana a causa de la violencia será irreparable y dejará una herida que si llega a sanar, deja profunda cicatriz, por eso es urgente e indispensable aplicar la justicia.

Citó que antes de la justicia divina, debe ejercerse con rigor la justicia humana, el sometimiento a la misma, ya que nadie puede estar por encima de ella, corromperla o comprarla.

Como parte final de su exposición, afirmó que nuestra Patria necesita de una conversión profunda, subrayando que nunca será tarde para construir la paz y transitar por la justicia, hasta alcanzar la justicia que nos lleve a una reconciliación nacional.

 

 

 

 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Guillermo Castillejos Ávila / e-oaxaca.mx