Connect with us

Autoridades se están sirviendo con la cuchara grande, acusa Iglesia

+ Estaríamos mejor si le hiciéramos caso a Dios y pensáramos en el bien de nuestros hermanos, dice el arzobispo Pedro Vásquez Villalobos

OAXACA, OAX., noviembre 4.- Acabemos con odios, envidias, rencores, celos, venganzas, pleitos, enemistades, hagamos lo que Dios nos dice de amarlo con todas tus fuerzas, demuéstralo amando a tus semejantes, Dios quiere que seamos felices, cumpliendo sus mandatos, destacó el Arzobispo en su homilía de la misa dominical, en La Catedral metropolitana.

Afirmó que si le hacemos caso a Dios, nuestro pueblo será feliz y cada uno de nosotros—dijo—también seremos felices.

Llamó ser felices a asistentes a la misa, cumpliendo con sus deberes,  en  su casita, en su trabajo y aparte, hacer felices a nuestros hermanos, Dios nos bendecirá abundantemente.

Dijo Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, que la palabra de Dios nos está cuestionando,  y manifestó: pensaría en los que nos gobiernan, donde unos se proclaman ateos y otros dicen que son católicos, creyentes, todos afirman que quieren servir.

Pregunto—dijo—si las autoridades están sirviendo y muchos responden que si, pero se están sirviendo con la cuchara grande; estaríamos mejor—afirmó—si le hiciéramos caso a Dios y pensáramos en el bien de nuestros hermanos.

Prosiguió diciendo: Dios nos puso para ser servidores, no para servirnos, nuestras autoridades son servidores de las comunidades, de nuestros pueblos.

Habló que hay de responsabilidades a responsabilidades, en el caso de los padres de familia,  los llamó a ser ejemplo del amor a Dios y a sus semejantes, a tenerlo en el primer lugar para que sus hijos aprendan y lo tengan también en primer lugar; no solo transmitirles enseñanzas y decirles, esto debes hacer.

Referente a los sacerdotes, que todos los días hablan y escuchan la palabra de Dios, se preguntó: ¿deveras se ama a Dios, deveras lo que predican lo están viviendo?

Pienso—dijo—que hay algo que corregir para que el anuncio, las reflexiones, las predicaciones, los discursos lleguen realmente al corazón de nuestros hermanos, para entonces decir: yo también estoy trabajando por educar a los hijos

SE VA EL OBISPO AUXILIAR

Ante la designación del Obispo auxiliar, Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, como Obispo electo de Tehuacán, Puebla, el Arzobispo expresó pedirle a Dios que lo bendiga, lo siga llenando de sabiduría y gracia para que encomiende una porción de la iglesia.

Que su corazón esté lleno del amor de Dios y que lo lleve a amar a los fieles que estarán bajo su cuidado, en  primer lugar los sacerdotes y demás colaboradores, los fieles laicos comprometidos en el servicio de la iglesia y a todo el pueblo santo de Dios.

Le dio las gracias por su testimonio, por su entrega, por todo lo que hizo en la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca; le deseó felicidad como Obispo de Tehuacán y le indicó que cuando quiera regresar a Oaxaca, puede presidir la eucaristía, sentarse en lo que llamó “nuestra silla”, porque es un pastor y fue pastor de esta iglesia de Antequera Oaxaca. Se dejaron escuchar aplausos de los fieles católicos.

El Obispo auxiliar y el rector del Seminario Pontificio de la Santa Cruz, sacerdote Ponciano López Chávez, acompañaron al Arzobispo en la celebración de la misa dominical de las 12 horas, en el templo de Catedral.

Pidámosle a Dios—dijo el Arzobispo—que quienes moldean el corazón de los jóvenes para hacerlos de un corazón sacerdotal, puedan con la gracia de Dios hacerlo día a día en el Seminario Pontificio de la Arquidiócesis.

El padre Ponciano, moldea ese corazón humano que va siendo sacerdotal, que Dios le ilumine y le ayude para realizar esta acción en nuestro Seminario, deseó el Arzobispo.

Subrayó: así como ustedes, padres de familia, moldean el corazón de sus hijos, que también los sacerdotes que están en el Seminario, moldén el corazón de los jóvenes que servirán a Dios en el sacerdocio. Aplausos.

Terminada la misa, se bendijeron óleos para administración de los sacramentos, además el Arzobispo pidió orar por quienes consagran su vida a Dios, las hermanas religiosas que dijeron amar al pastor, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos y adquirieron el compromiso de servir con empeño en la acción pastoral en la Diócesis de Antequera Oaxaca.

Que Dios nuestro Señor, que escucha siempre nuestras oraciones, nuestras promesas, nuestros compromisos, les de su santa bendición, dijo el Arzobispo al grupo de religiosas.

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Guillermo Castillejos Ávila / e-oaxaca.mx