Connect with us

Ediles “mareados” en Salina Cruz y Juchitán

Guelaguetza 2019

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

Nunca faltan los negritos en el arroz, y a veces no son tan en diminutivo, sino todo lo contrario. Siempre que inician los trienios municipales hay ediles que se lanzan a dar rienda suelta a sus desplantes de poder, de sencillitos en la campaña se tornan soberbios. De presumir diplomas y títulos, que los promovió como ilustrados, muestran todo lo contrario.

Al grito de ahora es cuando yerbabuena le haz de dar sabor al caldo, despiden a empleados que seguramente en el pasado no los atendieron bien, reducen a sus pares regidores que no son de su agrado, bajan sueldos y en el peor de los casos dejan de pagarlos. Empero, lo más grave son los aumentos desproporcionados de impuestos municipales y la violación de las leyes.

Atecas, el mareado misógino

Juan Carlos Atecas Altamirano, presidente municipal de la “Ciudad y Puerto” de Salina Cruz, priista de siempre (hace dos años disputó a León Aragón la candidatura priista), accedió al cargo con el registro de MORENA, de la mano del poco prestigiado comodín de la política regional con sus asesorías “chuecas” Anselmo López Villalobos , hermano del “Macaco”, ejecutado hace años por delincuentes adversarios.

El actual edil salinacrucense se ha erigido en el más grande misógino municipal. En contra de la legalidad “destituyó” a la regidora de equidad de género arquitecta Mara Selene Ramírez; aumentó los impuestos de manera excesiva, una licencia para construir hasta 14 mil pesos, apertura de negocio 7 mil 800, perpetuidad en panteones casi 5 mil pesos. ¿El excesivo aumento de impuestos y contribuciones municipales es para reponer pronto lo que pagó por la candidatura?

Atecas se confronta con el personal de servicios municipales, se niega a pagar los salarios pero aparecen filtraciones salidas de las propias oficinas de su Tesorería municipal —los empleados no le guardan lealtad— donde hace pagos a quienes no laboran en el Ayuntamiento, asesores y personajes como el mismo Anselmo Villalobos y pseudoperiodistas. Por cierto, éstos en franco atentado a la profesión acompañan al edil para “testificar” sus reuniones con el sindicato del Ayuntamiento. Aunque, para confundir la misma autoridad municipal es acusada de sacar otra lista donde incluyen empresas de servicios profesionales con aviadores y erogaciones raras.

Montero, el pastor-presidente juchiteco

En Juchitán otro presidente, Emilio Montero Pérez, cobró mala fama nacional al entregar las llaves de la ciudad a sus hermanos de religión, aunque él dijo que a Jesucristo. En una invitación con papel oficial del Ayuntamiento, Montero, miembro de una familia cristiana, instó a los suyos “A reunirnos en un tiempo de oración y proclamación”. El lugar señalado el Centro Escolar Federal Juchitán, “para pedir y orar –dijo— por nuestro Dios por las situaciones tan críticas que estamos viviendo en nuestro municipio”.

En lo que se entiende es un recurso de ilustración, dice Maurice Joly en su libro “Diálogos entre Maquiavelo y Montesquieu” que no es dios sino el diablo quien gobierna el mundo. Y así como están las cosas, crímenes, feminicidios, delincuencia, promiscuidad, gobernantes ignorantes en Juchitán, la realidad parece confirmarlo.

A ver si con esto ese edil hace ahora una misa negra o va con los espiritistas. Con eso de que hay otros y otras que al querer defender lo indefendible dicen que así como está la delincuencia en Juchitán se vale hacer lo que sea. Otra sandez. Un particular puede hacer lo que la ley no le prohíbe, un funcionario sólo puede hacer lo que la ley le permite. Y ese acto público convocado de manera oficial  en un espacio público violó las leyes nacionales, no hay ninguna duda.

No por nada Ricardo Monreal exhorto a los gobernantes de Morena “a ceñirse al Plan de Austeridad y de Sobriedad Republicana porque la Cuarta Transformación —dijo—, no es para llegar con los mismos vicios y privilegios”. Y agregó “que no se crean mucho, que no ganaron por ellos, ganaron por López Obrador, la gente lo sabe muy bien”.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Cuauhtémoc Blas L