Connect with us

El concierto de los serviles; Trump canta con ellos

Cuidado con la hepatitis A

LIBROS DE AYER Y HOY

Parte de la faramalla que agrega un punto a la invasión de Venezuela, planeada por Estados Unidos y cómplices que lo acompañan, es el concierto de cantantes -la gran  mayoría de cancioncillas pegajosas, viejas baladas y alguna composición única en su repertorio-  para los que el gobierno de Colombia, muy generoso, les prestó Cúcuta.

Ninguno de esos cantantes, por lo general promovidos por empresas disqueras o por televisión comercial como Televisa, es  ingenuo aunque digan que no los conduce  ninguna causa política. Su cercanía con Estados Unidos los define.

Todos ellos saben  cual es el papel que juegan y deben de tener claro que si se produce una intervención sangrienta, ellos son parte del entorno. Azuzar una causa irresponsablemente se paga.

Lo importante finalmente  no son estos cantantes,  pobres desdichados  muchos de ellos, cantantes ya viejos,  acabados, enfermos que se levantan demagógicamente de la cama para hacer antibolivarismo como el Puma José Luis Rodriguez después de gozar sus mieles en  Miami durante 30 años o gente como Miguel Bosé o Alejandro Sánz, encauzados en la derecha que abruma a su país y que se van a otros países de redentores  mientras el suyo propio, violador de derechos con los catalanes, azuzado por la pobreza con más de cinco millones de parados, está en el precipicio.

Es la paradoja de esta situación en la que se aplica, con  mucho orgullo no entendido, en otros países,  el concepto falso de democracia.

CREI QUE IBAN A JUNTAR DÓLARES PARA HAITÍ, PERO LA CONCIENCIA LOS DESVIÓ

Muchos pueblos están en la  miseria. Haití está en los extremos, pero decenas de cantantes a los que se  sumaron más oportunistas que vieron publicidad en el asunto, se  juntaron para reunir dólares para los pobres de Venezuela.

El país más rico en petróleo ¿Que habrá detrás de ese empresario británico Richard Branson, que  promovió el concierto y que dice que no tiene intenciones políticas; si no las tiene ¿por qué no se va a Haití ahorita mismo a organizar un concierto de ayuda? Mucho dinero -no el que se junte, sino el subterráneo– se está moviendo para contratar a esta gente o hay buenas promesas venideras.

Sus trayectorias demuestran que  no dan paso sin  huarache. Son estrellas de la repetición, de los que como me dijo la gran Amparo Montes en una entrevista que le hice, repiten tanto una insulsa canción, que al rato uno la anda tarareando en la cocina.

Ese Ricardo Montaner elevado por Televisa, que se la da de impoluto en política – así me lo dijo en Panamá tres días antes de la invasión en 1989-, el airado y ya no tan musculoso José Luis Rodríguez el Puma que 30 años después sale de su marasmo para dar paso a la invasión, Juan Luis Guerra perdido en el rito cristiano,  Paulina Rubio baladista cincuentona, Juanes el activista de derecha, Miguel Bosé, Alejandro Sanz, el grupo Maná que algunos mal pensados de ciertos medios relacionaron con Letizia, la comentarista ahora casada con  Felipe de Borbón; todos del mismo corte, listos para servir a su patrón Trump.

LA CANCIÓN DEL VERDUGO, POEMA DE LA PEDRADA DEL CUBANO FAYAD JAMIS

Como la pedrada no era sólo para Maduro y el proyecto bolivariano que se inició con  Hugo Chávez, Trump y sus huestes han involucrado al gobierno cubano y a su ejército, sin  tener pruebas.

Cuba que apoya a Maduro, pero  no está metido en el país sudamericamo, ha negado la aseveración gringa. Al respecto, vale traer algo del país caribeño.

El poeta cubano-mexicano Fayad Jamis -nació en Zacatecas en 1930  y murió en la Habana en 1988- escribió La pedrada (Editorial Letras Cubanas 1981) y es uno de sus libros  más conocidos. Poemario dividido en cinco partes que consta de más de 70 poemas, todos reflejan el compromiso del poeta -con el que conversé alguna vez cuando era agregado cultural de la  Embajada Cubana-, en diferentes momentos, sobre Argelia, Francia donde vivió, en Playa Girón, etcétera. Pintor, poeta, periodista, traductor y diplomático, realizó parte de su trabajo en Francia, en donde estudió en La Sorbona y  vivió largo tiempo. André Bretón le hizo reconocimientos. De su poema  Canción del verdugo, unas cuantas líneas muy significativas para el momento:

CANCIÓN DEL VERDUGO

El verdugo acaricia una rosa

la rosa llena de frescura el rostro del verdugo

Hoy el cielo parecía de algodón, los pájaros

revoloteaban

sobre los sombreros indiferentes

A nadie le importa que un pájaro se pose  en la estatua

de Balzac

a nadie le importa que Bertolt Brecht haya muerto

a nadie le importa que la tierra se llene de jueces,

músicos y criminales.                                                          

Laislaquebrillaba@yahoo.com.mx

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión