Connect with us

Las universidades de la 4T

Cuidado con la hepatitis A

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

Construirán en Oaxaca 11 de las 100 “Universidades” Bienestar Benito Juárez. Anuncian un presupuesto de mil millones de pesos para ese sistema nacional de universidades. Una suma pequeña para las 100, pues una sola de las universidades estales del país, la que recibe menos subsidio, la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) tendrá ese presupuesto este 2019. En promedio cada nueva universidad contaría con 10 millones de pesos.

Primero hay que decir que esas 100 escuelas son eso, pequeñas escuelas.  No se crean universidades por decreto, las universidades vienen de una historia larga, de una tradición académica, intelectual, científica. Universidad alude al conocimiento universal, facultades de todas las áreas del conocimiento.

Cualquiera de nuestras universidades “patito” será más grande que las 11 que el gobierno federal instalará en Oaxaca. Una de esas universidades Bienestar en Huautla de Jiménez inicia con ¡30 alumnos! Un pequeño salón de clases, sólo falta que también le llamen Ciudad Universitaria, como hacen algunas acá para impresionar a sus clientes.

Sobre todo, destaca que esas escuelas no se ocuparán siquiera de las áreas de las que adolece Oaxaca, sino de las que ya hay y hasta sobran: enfermería, ingeniería agroalimentaria, administración. Hay una que de lejos podría atender algo de lo urgente de la entidad, aunque se plantea muy general, ingeniería en Biodiversidad Tropical.

Diputado local, a contracorriente

Hay un diputado local, Ángel Domínguez, que pide desde diciembre pasado la creación de la Secretaría estatal de Pesca y Acuacultura, atrevido, a contracorriente de la “austeridad republicana”, pues su propuesta supone más burocracia cuando el gobierno de la 4T liquida burócratas. Pero no deja de tener razón, la pesca es una de las evidentísimas potencialidades económicas de Oaxaca, junto con la forestal. Pero las nuevas universidades de la 4T ni siquiera se plantean atender esas potencialidades de la entidad, sino las mismas carreras ya más que atendidas.

La otra potencialidad económica de Oaxaca, la forestal, sigue olvidada. No sólo para atender los bosques naturales cada vez más saqueados de manera criminal, sino para los llamados “bosques artificiales” que son los sembrados para su aprovechamiento. Hasta ahora los pocos empresarios en esta área siembran a ojo de buen cubero, no tienen referencias científicas de lo que su bosque sembrado necesita en agua, suelos y cuidados para producir.

Si una sola de esas 11 universidades anunciadas con micro presupuesto se ocupara de las verdaderas potencialidades económicas de Oaxaca, quizá algo se justificarían. Sería mejor usar ese dinero para poner orden en las universidades estatales, acabar con caciquismos y grupúsculos, darles fin con los recursos del poder otorgado por la población.

Olvidar la histórica y millonaria infraestructura de las auténticas universidades edificadas en el transcurso de más de dos siglos, por no acometer a mafias políticas incrustadas en esas instituciones, es un gran desperdicio.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com. @blaslc 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Cuauhtémoc Blas L