Connect with us

Nueve días de tragedia en la carretera transístmica

Guelaguetza 2019

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

El desastre múltiple por el bloqueo en la carretera transístmica, ya en la cercanía con Veracruz, es otro duro fracaso de Oaxaca. Son cuatro kilómetros de automóviles parados, muchos de familias que desean volver a su casa; otros son camiones de carga.

Pobladores de agencias municipales de San Juan Mazatlán, del Mixe Bajo, inmisericordes bloquean a la altura del paraje Boca del Monte, cerca de Palomares, Matías Romero. No se puede transitar por esa vía a Veracruz, a Tuxtepec ni a la Ciudad de México. Tiene que ser por la Ciudad de Oaxaca. Va para 10 días de absurdo conflicto innecesario.

Afectación a las pocas industria

El daño es cruel, brutal. Afecta a decenas de miles de personas, además de a quienes están ahí bajo el sol; llega también, por ejemplo, a Tapanatepec donde los exportadores de mango ataulfo pagan jornales más o menos buenos en esta temporada a los cortadores. Detenida la exportación, vía el Puerto de Coatzacoalcos, también se detiene el pago de jornales.

La maquinaria pesada que llega a ese Puerto rumbo a los campos eólicos tampoco puede pasar, ni la que va para la Refinería de Salina Cruz. Si la cementera Cruz Azul necesita tampoco la obtendrá. Las poquitas industrias de Oaxaca ahorcadas.

Afectación al sector turístico

Hoteles de Puerto Escondido o Huatulco que habrían de recibir a paseantes de Coatzacoalcos, Minatitlán, Villahermosa, se quedaron sin esos ingresos. Vendedores de frutas de la temporada, de la naranja que ofrecen a orillas de esa carretera, también. Los restaurantes, talleres mecánicos, talacheros. Golpe a lo central de la vida de los pueblos, su economía.

Que una carretera Federal esté cerrada ilegalmente indica fracaso no sólo del gobierno de Oaxaca sino también del Federal, no están los funcionarios en esos cargos sólo para medrar. El gobierno del estado y sus áreas de alta ineptitud como la Secretaría General de Gobierno, prefieren que se les llame incapaces, a ser llamados cómplices de un presidente municipal que sostienen.

Sofía Castro, pieza incondicional del muratismo, está a cargo de sostener a un endeble personaje como presidente municipal. No es secreto el papel de Sofía en los pueblos indígenas, donde hay dinero público y está ella, hay problemas.

El bloqueo es por el erario

El motivo principal del problema es el erario, desde el año pasado las agencias se quejan de que no recibieron recursos ni obras, igual que este año. Nadie sabe dónde están entre 28 y 30 millones de pesos del ramo 33. Un punto muy esclarecedor se encuentra en una carta abierta del 3 de abril con 13 sellos y firmas de esas comunidades dirigido a los medios, al gobernador y al Congreso de Oaxaca:

“El gobernador Alejandro Murat reta a los pueblos indígenas, prefiere mantener a toda costa a su operador político Macario Eleuterio Jiménez en el municipio de San Juan Mazatlán, con tal de saquear las participaciones de las 33 agencias y la cabecera municipal y mantener el control político”.

Las legisladoras Morenistas por ese distrito, Rosalinda Domínguez y Migdalia Espinoza, federal y local respectivamente tampoco tienen utilidad para sus representados, como siempre apuradas incluyendo a sus familiares en las nóminas. El Congreso entero se desentiende. Todos los poderes en sintonía para no ver ese conflicto.

Usos y costumbres violentos

La carta contiene amenazas de incendiar vehículos e ir a cerrar otras vías. Nada justifica esa violencia, ni la corrupción que critican del gobierno y que ellos realizan a la luz del día al cobrar entre 100 y 2 mil pesos por permitir el paso a vehículos. Amarrar a personas, vejarlas aprovechando su ventaja numérica, son más de mil, con actos cobardes, primitivos.

Ese es el Oaxaca de usos y costumbres anárquicos, régimen obsoleto, pueblos con problemas de baja educación y por ende baja civilización. Demagogia de la comunalidad. Aquí el gobierno municipal es de un año; elecciones cada año, pleitos cada año. Pero ¡viva la diversidad cultural!, que no es tal. Y al acecho de este desorden, aprovechando el rio revuelto, los hombres del gobierno y sus agentes metiendo mano al erario. Por eso, 9 días de terrible bloqueo nada importan a los funcionarios, si Santa María del Mar lleva nueve años de bloqueo por tierra y sólo pueden salir por mar arriesgando la vida.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc

 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Cuauhtémoc Blas L