Connect with us

Obrador, accidentada gira por el Istmo

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

Durante esta semana, la zona húmeda del Istmo de Tehuantepec vivió la expectativa de la visita del presidente Andrés Manuel. El miércoles numerosas cuadrillas de trabajadores cortaban el monte al lado de la carretera transístmica; otros pintaban las rayas de señalización. La raya blanca sobre la cuneta es para que no se vaya a salir el preciso, bromeaban por Palomares, agencia de Matías Romero donde durante 15 días diez comunidades del municipio de San Juan Mazatlán bloquearon hace poco la carretera.

Los operadores locales de MORENA, no podían afirmar por completo que la visita del presidente a esa zona fuera inminente. Incluso, algunas autoridades sostenían que AMLO sólo estaría en la ciudad de Juchitán. Una de las razones para esa posible cancelación de la visita era la amenaza de bloqueos sobre tres puntos de la mencionada carretera por parte de la organización FALP, con miembros de municipios de la región: Matías Romero, Santa María y Santo Domingo Petapa, San Juan Guichicovi y San Juan Cotzocón. Después también se uniría Palomares con la advertencia de bloquear en ese punto.

Ya no quieren negociar con Murat

No tenía forma el gobierno de Oaxaca de levantar esta amenaza, sus operadores ya no son atendidos por los grupos, ya no le creen al gobierno de Alejandro Murat y a su Secretario General de gobierno, nunca les cumplen sus minutas, sólo los engañan, sostienen los inconformes. La única posibilidad, decían, era negociar directamente con la presidencia de la república y recibir los apoyos a través de la delegación federal a cargo de Nancy Ortiz. Aún no se sabe que sucedió, pero hay quién adelanta que más o menos así fue.

En nuestro recorrido por esa zona pudimos constatar la inconformidad de los grupos, pero el apoyo al creador de MORENA se percibía monumental, la absoluta mayoría se expresaba bien y hasta demasiado bien de él. Todo se lo aplauden y justifican, “se limpia el monte porque Obrador si lo verá, él viaja por carretera y no en helicóptero como los anteriores rateros, él es pueblo”.

“Si no llega a Matías, iré a Juchitán, pero de que lo veo, lo veo”, expresaba una seguidora por redes sociales. Y fustigaban a los grupos que amenazaban con bloquear. Una cosa es segura, a una señal de AMLO miles de sus seguidores podrían desalojar a los bloqueadores, a quienes superarían con mucho en número.  ¿Veremos eso algún día? Pregunta muy pertinente hoy que los bloqueos de la carretera se han vuelto casi cotidianos.

Llegó AMLO a Matías, pero a reunión privada

Finalmente, procedente del panteón delincuencial de Minatitlán Veracruz, el presidente llegó a Matías Romero donde se programó su comida y reunión privada. Esto ante la inconformidad de sectores que esperaban tener acceso a él. Los crímenes y la inseguridad ahogan a la población, y esperaban poderlo contar a su presidente, junto con sus decepciones de sus autoridades municipales y diputados. No fue posible. Un periodista local describió así el acto:

“Evento cerrado por una valla metálica (así) está la llegada del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador a la ciudad de Matías Romero, el acceso está totalmente restringido que ni la prensa tiene acceso ya que es privado.  Es el reporte que dan los encargados de la agenda y que si lo quieren ver vayan a Juchitán que ahí el evento será público. Gente de todos los sectores quieren hablar con él, y no hay ni una mesa de atención ciudadana donde ingresar sus peticiones”.

Un par de días antes del arribo del presidente a Juchitán, esa ciudad lucía sus calles plenas de basura como nunca antes. Los juchitecos esperan que el débil presidente municipal, Emilio Montero, quien no atina a realizar sus obligadas sesiones de Cabildo, haya guardado un duplicado para que ahora, después de haber entregado las llaves de la Ciudad a dios, entregue otra a Obrador. Es cosa seria el retroceso de Juchitán, y el de Salina Cruz con el elemental edil Juan Carlos Atecas. Es muy severo lo que pasa en tantos municipios, cuando se esperaban mejores cosas. Quién sabe si pueda ver esto el presidente, y, sobre todo, si pueda hacer algo.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Cuauhtémoc Blas