Connect with us

Correr un ultra maratón a los 60 años

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

En torno a los triunfadores siempre se tejen leyendas, eso pasa con Octaviano Robles Cruz. Cuentan que su carrera deportiva empezó hace medio siglo, cuando recorría con su padre largas distancia a pie. Entonces calzaba huaraches, hoy tiene que conseguir tenis carísimos para practicar su deporte. Y necesita tres o cuatro pares del calzado para sostener las 24 horas que dura la competencia de ese deporte extremo.

Las personas de calidad tienen una sencillez natural, así platicó este fin de semana el deportista con los periodistas de la APO. Respondió lo que se le preguntó nada más, omitió las otras cosas importantes que hace. Oficial de la Policía Auxiliar Bancaria Industrias y Comercial (PABIC) agradeció a su corporación el apoyo que le brinda, incluso la compañía de su Comandante y su Director.

Don Octaviano, oaxaqueño de 60 años, estará el fin de mes en la competencia mundial Ultramaratón de Francia 2019. La carrera dura 24 horas, en la cual requiere de mucha atención y cuidados, lo que sí tendrán los competidores de otros países, no así los mexicanos. Los 8 connacionales que acudirán a la competencia lo hacen con su esfuerzo y los apoyos que consigan. Los comités federales o estatales de deporte, no tienen para pagar la luz.

En febrero de este mismo año participó en el ultramaratón 24 Horas “Non Stop” 2019 de Isla Mujeres, Quintana Roo. Se ubicó en la sexta posición, y está considerado entre los 10 mejores de México. Ahí, recorrió largos 136 kilómetros en los que remontó tres calambres y una descompensación.  ¿Qué dirían las autoridades deportivas si Octaviano tiene problemas por no contar con la atención mínima en Francia, donde el medio ambiente es tan distinto?

A pesar de seguir en la élite de esos corredores, Octaviano lamentó en esa ocasión no haber subido al podio de ganadores, la lluvia que descompuso la pista, así como problemas para su entrenamiento lo limitaron. Hoy se muestra mejor preparado.  Relajándose con dos horas diarias de entrenamiento para no agotarse, previo a la justa internacional. Son cinco sus horas de entrenamiento regularmente. Lleva 40 años en ese deporte, ha asistido a 37 competencias nacionales e internacionales, con triunfos en ambas.

Después de ese arduo trabajo, Octaviano es maestro de muchachos que también gustan del atletismo. A las tres de la tarde acude al Deportivo Flores Magón a entrenarlos. Trabajo que compartía anteriormente con Vicky Galán (QEPD). En una sociedad donde el deporte no es prioritario, es muy valioso que particulares sostengan tan necesaria actividad.

Para el director de Octaviano, Javier Jonathan Galván Morteo, no sólo es ejemplo de los trabajadores de PABIC, sino de muchos oaxaqueños. Ha inspirado, dijo, a otros trabajadores de la PABIC en éste y otros deportes como el básquet bol.

Tiene ya el atleta su boleto de avión, aún faltan los de sus entrenadores. No puede ir solo, dice, pues en el camino durante esas 24 horas debe hidratarse, consumir alimentos, parar unos minutos. Con los competidores norteamericanos, comentó Octaviano, van cuatro médicos con sendos auxiliares, un par de psicólogo, especialistas en alimentos. El paisano aún no cuenta con los mínimos dos auxiliares que lo acompañarían, pues en este tipo de competencias no se puede ir solo. Para esto están recibiendo apoyos de la iniciativa privada, de gente que le ha hecho llegar recursos a una cuenta bancaria. Siguen tocando puertas, confían en que la mini delegación oaxaqueña a Francia de tres personas vaya completa. Doble esfuerzo, la dureza de ese deporte y las muy limitadas condiciones para desarrollarlo. Octaviano merece suerte.

Notas al margen: Con la novedad que el presidente municipal de Tlacolula se mandó a bloquear la carretera por su propia gente. Exigían los “insurgentes” que se destruya la Escuela Presidente López Mateos, para construir ahí su centro comercial y estacionamiento. Casualmente, lo mismo que pretende el comerciante de mezcales edil Carlos León. Claro, nadie se percató de su brillante táctica bucólica. Sólo que en su caprichosa intentona afectó a miles de personas que usan esa vía. Y sigue tan campante. Mucha gente pide su remoción.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc

 

 

 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Cuauhtémoc Blas