Connect with us

CEPCO: Una empresa social en la 4T

Dra. Gladys Karina Sánchez Juárez*

En Oaxaca existen experiencias organizativas de larga trayectoria con incursión en procesos de producción y comercialización de café de especialidad; es decir, café orgánico y de comercio justo, entre las que resalta la de la Coordinadora Estatal de Productores de Café de Oaxaca (CEPCO), una organización de pequeños cafeticultores que surgió a finales de la década de los 80 del siglo XX, con 30 años de experiencia organizativa, productiva, comercial y financiera.

Quienes integran la CEPCO enfrentaron una serie de crisis económicas, productivas y comerciales, sobre todo en los años 1989, 2003 y recientemente en 2012 por los efectos del hongo de la roya que acabó con una gran parte de los cultivos.

Sin embargo, mantienen su proceso organizativo y productivo, pues los días 23 y 24 de octubre del presente año celebraron 30 años de existencia y llevaron a cabo su XV congreso bianual para renovar su comité directivo, además de reflexionar, analizar y definir líneas de acción para los siguientes dos años de actividades como organización y como empresa social.

Los socios de CEPCO, si bien son campesinas y campesinos que mantienen su producción para el autoconsumo, también cultivan un grano con fines de exportación y eso los ha llevado a organizarse para comercializar el producto, pues de lo contrario difícilmente habrían podido persistir durante las tres décadas que celebran.

El proceso productivo en el cual incursionaron los llevó a especializarse a tales niveles que ahora exportan café cada vez más especializado hacia el mercado europeo, principalmente, por lo que también constituyeron instituciones de carácter financiero que además de facilitar el crédito a sus socios, también lo acercan a otras organizaciones de carácter productivo.

Así, en estos 30 años lograron consolidarse como una empresa social que tiene el objetivo fundamental de mejorar la vida de sus socios y la de sus familias, tal como lo consigna el lema de su aniversario: “30 años de luchar por una vida digna”.

Lo anterior puede parecer un clásico objetivo de muchas organizaciones; sin embargo, pocas veces nos enfocamos a conocer los costos que para estas familias representa el poder mantenerse como empresa social.

Armando Bartra, en un texto que escribió especialmente para celebrar el treinta aniversario de CEPCO, refiere que alrededor de 18 mil productores iniciaron este proceso organizativo agrupados en 20 organizaciones regionales, lo que representó una inversión de 18 mil jornales para su primer congreso estatal, y aunque disminuyeron su número de socios en este año 2019 agrupan a 3 mil 122 productores de 137 localidades pertenecientes a 37 municipios.

De los más de tres mil socios, 41.9 por ciento son mujeres y 58.1 por ciento son hombres, lo que el pasado 23 y 24 de octubre les representó alrededor de seis mil jornales para realizar su congreso bianual y definir las acciones a seguir durante los próximos años, ya que mantienen la esperanza de continuar luchando por una vida mejor.

Por eso estos 30 años los celebran con reflexión, fiesta y gran alegría, sin detenerse a pensar que los pueden frenar, pues si algo se aprende al convivir y observar su proceso organizativo es que siempre sorprenden con su capacidad crítica y creativa para permanecer, resistir y continuar como campesinos insertos en procesos nacionales de transformación. Y ¿cómo no podrían hacerlo? si han logrado integrarse en el proceso de globalización económica, sin comprometer sus principios originales.

Este proceso organizativo que transformaron en empresas sociales de gran éxito con un elevado sentido social es liderado por cafeticultores y equipo técnico comprometido. Así obtienen la capacidad de buscar aliados institucionales, individuales y académicos para continuar su camino de “lucha” como ellos lo denominan.

Esto de ninguna manera excluye la posibilidad de tener una empresa financiera con carácter social de gran éxito, una comercializadora de café de exportación con amplia especialización, además de brindar atención social a sus socios, familias y comunidades mediante la ejecución de proyectos de desarrollo social.

Todo lo logran porque cuentan con un equipo técnico de elevada calidad profesional, con gran compromiso hacia su organización; es decir, muestran los resultados de un proceso organizativo que se constituyó en torno a un objetivo legítimo, pues producir café ha sido una estrategia de orden económico que a estas familias les permite mantenerse pese a las adversidades económicas, ambientales, productivas y sociales.

Y por si no pareciera suficiente el gran esfuerzo que realizan los cafeticultores-campesinos organizados de CEPCO, también dedican tiempo para reflexionar sobre la política pública que se dirige al campo, analizar las propuestas que pueden favorecer a los campesinos y participar en los espacios de representación que tienen las instituciones gubernamentales.

En el actual proceso que vive el país con la Cuarta transformación (4T), participan en los espacios institucionales a través del Consejo Consultivo del programa “Sembrando vida”. También siguen disintiendo si lo consideran necesario, como el pronunciamiento abierto, con argumentos sólidos, en contra del hecho de difuminar la variedad robusta del café, ya que esto ocasionará en breve que los precios del grano se depriman sin importar la variedad de la que se trate; por tanto, critican este proceso de impacto negativo que denominan “robustización” del grano.

Al tiempo que buscan incidir en la política pública, mantienen el objetivo fundamental de su trabajo en el campo para la producción orgánica con grandes beneficios ambientales. Participan igualmente en proyectos como el Corredor Biológico con otros organismos internacionales que impulsan procesos de cuidado de la biodiversidad.

Estos productores de café no se detienen ni un minuto, como tampoco lo hacen sus procesos productivo, comercial, financiero y organizativo.

El gran ejemplo emanado del XV Congreso de CEPCO es el trabajo colectivo de este grupo de productoras y productores de café que conservan viva la experiencia de seguir construyendo el camino, convencidos de que es la única manera de mantener una vida digna.

*Profesora investigadora de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la UABJO; Coordinadora de Posgrado del mismo Instituto; Nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores.

 

 

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

e-oaxaca en twitter

#Entérate Presenta investigador de la @UABJO estudios sobre obesidad en comunidades indígenas @Bautistaeduardohttps://t.co/yREReQUQuQ
h J R
e_oaxaca
#Entérate Murió el sacerdote y cronista de Huajuapan, Josafat Herrera Sánchez https://t.co/2r6Hrq4Zn9 https://t.co/m8INGOuICm
h J R
e_oaxaca
#Infórmate Llama Arzobispo a trabajar y no ser mantenidos, holgazanes ni flojos https://t.co/w14niBUvIv https://t.co/uf7wSMfyx8
h J R
e_oaxaca

Más en Karina Sánchez Juárez